Notas De Prensa

Fiscales Auxiliares del Ministerio Público fortalecieron sus técnicas en redacción y ortografía, para la correcta presentación de una acusación

Setenta y cinco Fiscales Auxiliares fueron capacitados con el curso “Estrategias de redacción y ortografía” con el propósito de aplicar los conocimientos adquiridos en la redacción de textos legales, para que estos sean claros, precisos y correctos.

Este curso sirvió para que los participantes puedan realizar una correcta  organización de sus pensamientos y poder plasmarlos en la formulación de textos legales específicos.

Asimismo, conocieron las fases de la redacción y la utilización de los conocimientos gramaticales y ortográficos para la realización de textos eficaces.

El Fiscal Auxiliar Sergio Daniel Delgado Meza, de la Delegación Departamental de Jinotega, afirmó que este curso le sirvió para conocer la importancia de la gramática, la redacción  y la ortografía en el trabajo fiscal, ya que interactúa  con  distintos tipos de personas, a las que hay que saber escuchar para poder emitir un mensaje al momento de redactar una acusación o un juicio, porque es necesario  trasmitir correctamente ese mensaje, dándole un buen uso de la palabra tanto escrito como oral.

De igual manera, la Fiscal Auxiliar Griselda María Serrano Serrano, de la Delegación Departamental de Boaco, manifestó que este curso le va a servir para mejorar su desempeño en el trabajo fiscal, ya que aprendió cómo se debe hacer una correcta redacción en una  acusación, a través de las normas de ortografía y redacción, , ya que tienen que hacer un buen uso del lenguaje  cada día en su jornada laboral para poder defender a la víctima del delito con ahínco.

El curso fue impartido por la Doctora Hebé del Socorro Zamora Reyes, catedrática de la Universidad Centroamericana, con amplia experiencia en el tema, quien les  expuso que un texto bien escrito impacta al auditorio, por lo que un abogado debe hacer es: Mostrar dominio del tema al que se refiere, presentar su disertación con voz audible y clara, expresarse de forma coherente y mantener  la atención de su auditorio a través de la mirada, concluyó Zamora