Notas De Prensa

Ministerio Público hizo prevalecer la justicia para la víctima menor de edad por el delito de violación agravada.

El Ministerio Público a través de la Fiscal Auxiliar Ana María Mendoza Murillo de la Unidad Especializada contra los Delitos de Violencia de Género, logró fallo de culpabilidad de parte de la Jueza Aleyda Irías del Juzgado Segundo Especializado en Violencia de Managua, para el acusado Carlos Pérez López por el delito de violación agravada, obteniendo de esta manera justicia para la adolescente de 11 años de edad de iniciales L.J.C.A.

Dicho falló se logró al llegar a un acuerdo con el acusado de admitir los hechos para la no revictimización de la menor, la cual se encuentra en el país vecino de Costa Rica, además porque el acusado ya cumple condena por el mismo delito cometido en nuestro país, al ser condenado y enjuiciado, posterior a su captura por la Policía Nacional  al retornar a Nicaragua  tras huir de Costa Rica, luego de haber cometido la violación agravada a la adolescente.

Coordinación exitosa

Asimismo, el Ministerio Público de Costa Rica solicitó la extradición del acusado, para ir a juicio por el delito en perjuicio de la adolescente cometido en su país, pero al no poder ser extraditado por ser conciudadano, envió todas las pruebas recabadas por el Órgano de Investigación Judicial para demostrar la culpabilidad del acusado, obteniendo el fallo de culpabilidad, gracias  al buen trabajo coordinado y expedito entre ambas Fiscalías.

Por tal motivo, posterior al fallo de culpabilidad, el Ministerio Público de Nicaragua, solicitó la pena de 13 años de prisión lo cual se lo sumaría a la condena ya interpuesta en juicio anterior, llegando a cumplir un máximo 30 años de cárcel según lo establece nuestra Constitución Política de Nicaragua, accediendo la jueza Irías aplicarle los 13 años de cárcel, asimismo a que el acusado asista voluntariamente a programas de orientación, atención y prevención dirigidos a modificar las conductas violentas y evitar la reincidencia.

De acuerdo al pliego acusatorio, los hechos ocurrieron en la ciudad de Guanacaste, Costa Rica, cuando el acusado se aseguró de que la víctima se encontrara sola en la casa donde habitaba y aprovechando la familiaridad y grado de confianza que tenía con la misma, por ser su primo. Fue así que, el acusado cometió el delito cuando la víctima se encontraba en el baño, sin embargo, la menor se resistió, forcejeó, lo mordió y lo empujó logrando escapar y dirigirse a casa de una tía, momento en el cual el condenado huyó del lugar.